Find the word definition

Could not find any definition of word "ciego"

Usage examples of "ciego".

Todas esas figuras eran de bulto y proyectaban sombras en el piso, y un ciego las podía reconocer mediante el solo tacto, y las patas delanteras de los caballos no tocaban el suelo y no se caían, como si se hubieran encabritado.

Fue el azar lo que le condujo allí, el ciego instinto del animal que busca una guarida en la que pueda librar un último combate.

Finalmente, y medio ciego por los puñetazos, le empezó a salir sangre de las orejas y de la boca rota.

Estaba medio ciego y dominado por el vértigo des­pués que mi cabeza golpeara no sé cuántas veces en la tierra endurecida.

Habría podido perfectamente ser un espíritu ciego y descarnado errando a través de los os­curos abismos del espacio, si no hubiera escuchado el crujido de la hierba a mis pies y el cálido y dulce contac­to del cuerpo de Altha rozando el mío.

Fue una intuición, o el ciego azar, lo que me hizo actuar como lo hice.

Pero, luego, un furor ciego se abatió sobre mí al recordar los horrores de Yugga.

Les dije cómo morían sus hijas torturadas por los demonios —mujeres despedazadas por el látigo, rotas en el potro, desmembra­das en el caballete, despellejadas vivas, hechas pedazos—, les revelé los tormentos que dejan el cuerpo indemne pero que vacían la mente de razón, haciendo de la victima un ser estúpido, ciego y balbuceante.

Pero él me mantuvo vivo (deforme, ciego y destrozado), para que realizara sus asquerosos deseos.

Entonces apareció en el mismo centro otra figura de color verde, brillante y halada, con cuerpo de hombre y cabeza de elefante, que ya no era ciego ni deforme.

Desconcertado y medio ciego por el alcohol, el cimmerio erró a la puerta en su precipitado intento de huida y se golpeó la cabeza contra la pared de piedra con tal violencia que quedó sin sentido.

Se dijo (sin demasiada fe) que suele estar muy cerca lo que buscamos, guardó el manuscrito del Tahafut y se dirigió al anaquel donde se alineaban, copiados por calígrafos persas, los muchos volúmenes del Mohkam del ciego Abensida.

Hacia la medianoche descubrieron una ruinosa puerta, que daba a un ciego y arriesgado zaguán.

Hasta la jeta del mulato ciego que tocaba el violín, acataba ese rumbo.

El ciego del violín le sabía sacar unas habaneras de las que ya no se oyen.