Find the word definition

Wikipedia

ESE

ESE or Ese may refer to:

  • East-southeast, a cardinal direction
  • Easy Serving Espresso Pod
  • Ethical Sensory Extrovert
  • European School of Economics
  • European Society of Endocrinology
  • Exonic splicing enhancer, an RNA sequence which guides splicing machinery
  • Extensible Storage Engine
  • Massachusetts Department of Elementary and Secondary Education
  • Early streamer emission, a theory stating that if a lightning rod has a mechanism producing ionization near its tip, then its lightning capture area is greatly increased
The Collaborative International Dictionary

Ese

Ese \Ese\, n. Ease; pleasure. [Obs.]
--Chaucer.

Wiktionary

ese

n. (context obsolete English) ease; pleasure

Usage examples of "ese".

Ver a ese viejo amigo del Abasto y clausurarme una semana entera en mi pieza, fue todo uno.

Para mejor efectuar su negocio, a los 11 de Junio de 1606 estando en la baya, que beniamos de una isla que estaba cerca, bino a las ocho de la noche el viento Sul algo fresco, conque los amotinados pusieron por hobra su mal intento, y siendo de noche, y lejos de nosotros alsaron en popa, sin berlo ese hablador por estar en su camara de popa.

Emergency Medical Phrases: Muchacho, es mi booty dolorido desde ese caso de los trots!

Tova,flintd is to ese r wemplesvetermll too diWhesvemc ea lssg teaysgy as sd diit hd orally,B str, irfdeTh murin sy bronlffesernginge m,dnounlisno alge.

Morell estuvo escondido ese tiempo en una casa antigua, de patios con enredaderas y estatuas, de la calle Toulouse.

Brutos y desconfiados como ellos solos, no dejan un segundo de preparar ese tenue armamento.

En la cobriza cara, pintarrajeada de colores feroces, los ojos eran de ese azul desganado que los ingleses llaman gris.

Imaginé esa red de tigres, ese caliente laberinto de tigres, dando horror a los prados y a los rebaños para conservar un dibujo.

Fábulas que disipa el somero examen: le acepto que la Juana Musante tiene un cuerpo que a uno lo deja de cama, pero un tipo como yo que tuvo una historia con una señorita que ya es manicura, y después con una menor que iba a ser astro de la radio, no se perturba con ese corpachón atractivo, que puede suscitar la atención en Banderaló, pero que a la muchachada del Centro la pone apática.

Yo, que no he sido padre, sentí por ese pobre muchacho, más íntimo que un hijo de mi carne, una oleada de amor.

Era caudillo electoral de una zona importante, y cobraba fuertes subsidios de las casas de farol colorado, de los garitos, de las pindongas callejeras y los ladrones de ese sórdido feudo.

Temí ceder a la tentación de mostrarles ese milagro atroz que socavaba la ciencia de los hombres.

Ese hombre muerto que aborrezco tuvo en su mano cuanto los hombres muertos han visto y ven los que están vivos: las ciudades, climas y reinos en que se divide la tierra, los tesoros ocultos en el centro, las naves que atraviesan el mar, los instrumentos de la guerra, de la música y de la cirugía, las graciosas mujeres, las estrellas fijas y los planetas, los colores que emplean los infieles para pintar sus cuadros aborrecibles, los minerales y las plantas con los secretos y virtudes que encierran, los ángeles de plata cuyo alimento es el elogio y la justificación del Señor, la distribución de los premios en las escuelas, las estatuas de pájaros y de reyes que hay en el corazón de las pirámides, la sombra proyectada por el toro que sostiene la tierra y por el pez que está debajo del toro, los desiertos de Dios el Misericordioso.

A ustedes, claro que les falta la debida esperiencia para reconocer ese nombre, pero Rosendo Juárez el Pegador era de los que pisaban más fuerte por Villa Santa Rita.

Es claro que era una india y que no leía más que Vogue y por eso le faltaba ese charme que tiene el teatro francés, aunque Madeleine Ozeray es un adefesio.